miércoles, 10 de octubre de 2012

Cuenta atrás


Abidal comenzó ayer una estancia de una semana en la alta montaña, donde seguirá un plan de trabajo específico acompañado de Emili Ricart


Evitó hablar de plazos, pero desbordaba máxima ilusión
Éric Abidal vuelve a sonreír. 182 días después de ser sometido a un trasplante de hígado-fue intervenido el 10 de abril pasado en el Hospital Clínico-, el jugador francés del FC Barcelona ha vuelto a tocar balón. En las últimas semanas, Abidal ya había estado haciendo trabajo específico en el gimnasio de la ciudad deportiva Joan Gamper, pero ayer empezó a sentirse realmente futbolista otra vez.
El lateral francés ya cuenta los días para su regreso. Sin plazos ni prisa, pero con constancia y con mucha energía y dedicación. Y en este sentido, en las últimas horas el futbolista ha dado un salto de gigante para volver a jugar con la camiseta azulgrana. Abidal comenzó ayer su particular pretemporada en la Val d'Aran, una semana en la que seguirá un plan de trabajo específico acompañado a todas horas por Emili Ricart, uno de los fisioterapeutas del primer equipo, y en un marco incomparable. Durante toda esta semana que estará en la alta montaña, está previsto que el jugador combine el trabajo aeróbico con caminatas por la montaña, con el trabajo de campo en el césped, haciendo ejercicios con balón. Y ayer, de hecho, a Abidal ya se le vio trabajando con el balón en el campo municipal de Arties y también se le vio corriendo a buen ritmo desde el Pla de Beret hasta el santuario de Montgarri.
Las primeras sensaciones después de este primer día de trabajo en la Val d'Aran fueron muy positivas y, de hecho, el mismo futbolista se sorprendió positivamente y aseguró que tenía ya muchas ganas de que llegara este momento: "Hacía mucho tiempo que pensaba cuando llegaría la hora de volver a tocar balón. Hoy [ayer para el lector] ha sido el primer día y estoy muy feliz. Cansado, pero feliz ", aseguró el lateral francés en declaraciones a Barça TV.

La UEFA sanciona con dos partidos a Sergio Busquets
Sergio Busquets no podrá jugar los dos próximos partidos de la liguilla de la Champions, los que enfrentarán al Barça con el Celtic de Glasgow los próximos 23 de octubre en el Camp Nou y 7 de noviembre en el Celtic Park. La tarjeta roja directa que vio el de Ciutat Badia en el partido contra el Benfica ha provocado que el comité de control y disciplina de la UEFA el castigara ayer con dos encuentros de suspensión. El árbitro turco Cüneyt Çakir expulsó Busquets el 2 de octubre, en el estadio Da Luz, por entender que tenía la intención de agredir a un rival en una acción que tuvo lugar a finales del Benfica-Barça, en el minuto 87.
El FC Barcelona decidió no presentar recurso porque no HAY había muchas posibilidades de que prosperara.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada